jueves, 7 de abril de 2011

Todos a mentir con Ence

Vista da factoría Ence, presuntamente sen concesión dend´a súa privatización. (Foto de La Voz de Galicia)

Pontevedra, 7.04.2011


Entrada n. 1416 do blog -


TODOS A MENTIR CON ENCE,

por Xesús López Fernández

Resulta penoso ver ós partidos todos a medi-las palabras, a seguiren a usa-lo cimbel de Ence como gran reclamo electoral, en Pontevedra. Pero os candidatos, escravos dos clústers [eles ou os seus partidos], non queren entrare no terreo da legalidade.

O TSXusticia de Galicia sentenciou, en relación coa vella concesión de Malvar, que ese espacio debe recupera-la condición de dominio público marítimo terrestre. Sentencia do 14.09.2009. O Tribunal emprazaba ó Ministerio de Medio Ambiente pra que redactase un proiecto de recuperación dos terreos, ademáis de nomear a un funcionario pra dirixi-los traballos.


Non sei cómo vai a execución dos mesmos. Alí non s´aprecia actividade. E o concello pontevedrés aínda quer cometere unha ilegalidade máis: a construcción dun tanque de tormentas no que é dominio público marítimo terrestre, ademáis dun gran parking. Non é esa a lección que lle explican ós rapaces que levan polo paseo que fixeron dend´As Corbaceiras. Fálanlles do ecosistema existente [¿por qué non do ecosistema destroído ou de que lles fode que aparecese un colectivo, Salvemos Pontevedra, non relacionado con nengún partido político e que foi este colectivo o promotor do xuicio que rematou na sentencia citada?], pero xa non hai ecosistema: todo é un inmundo tremedal porque non se fixeron os deberes.


Dentro da recuperación do que no seu día foi deslindado como dominio público marítimo terrestre, sendo ministra de Medio Ambiente Isabel Tocino, únicamente Salvemos Pontevedra, por vía xudicial unha vez producido un silencio administrativo dabondo delongado e presunto cómplice cos clústers; únicamente Salvemos Pontevedra leva dado pasos, como trascendeu hai pouco por sentencia da Audiencia Nacional do 17.02.2011, en relación co caso Holcim, empresa que nunca tivo concesión, nen licencia municipal. E Lores, nun alarde de corrupción, non actuou neste asunto que tiña tan claro, a pesar do escrito entrado por rexistro do concello o 14.01.2004 [polo citado colectivo en exercicio da acción popular], no que se avisaba de tóda-las irregularidades, infracciós, agresiós a un espacio sensible como é a ría de Pontevedra.

Agora Costas, despois de gardare un silencio deshonesto, culpable, quer salvare a Ence-Elnosa, caso que tamén está na Audiencia Nacional pendente de sinalamento pra sentencia. E non se lles ocurre mellor cousa que recurrir en casación a sentencia do 17.02.2011 pra frea-las que están pendentes de seren calendadas.

En fin. Os políticos todos poderían ter un discurso bonito: a posta en valor do Estado de dereito por medio da execución das sentencias firmes existentes en relación co ferrocarril d´Os Praceres ou cos recheos do porto; ademais, tamén, dos asuntos promovidos por Salvemos Pontevedra. Pero non están pola rexeneración senón, presuntamente, pola corrupción.

Enlaces:


8 comentarios:

Javi dijo...

Poderoso caballero es Don Dinero.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Ence, no se si es una empresa pública o privada, pero debe ser una empresa muy grande. Y por eso, al tener mucho poder, los políticos no se atreven a hincar el diente. Tratan de contemporizar con ella para sacar otros beneficios particulares para ellos.
Aveces hasta sortean las sentencias y no hay nadie que obligue a ejecutarla.
Y luego nos encontramos que la mayoría de la gente no quiere mojarse y son muy pocos los que están sensibilizados. Y al ser una minoría, apenas tienen poder.
Lo de costas, para mi es una merienda de negros.

Un abrazo

o blog de xesús lópez dijo...

Hola, Javi:
Hay que pensar que sí, que el dinero todo lo allana y arrasa.

o blog de xesús lópez dijo...

Hola, José Luís:
Ence, en estos momentos, es una empresa privada. Y ha sido en el proceso de privatización cuando realmente ha perdido la concesión.
En uno de los enlaces, en el de meinteresalavida, se define todo claramente.
Que los partidos no hayan tenido voluntad para entrar en el tema más allá de sus discursos fátuos, hace suponer la existencia de una trama de corrupción vasta, enorme.
Pero insisto, más que en lo que y o pueda decir, en la conveniencia de ver el enlace de meinteresalavida. Ese es el procedimiento sobre el que deberá decir el Tribunal Supremo.
Un cordial saludo, xesús.

Candela dijo...

Me temo que a este tipo de cosas los políticos les presten un falsa atención que obedece a intereses electorales , pero nunca moverán ficha o harán algo efectivo para resolver la situación porque habrá dinero en juego. Solo si reciben mucha presión mediatica se decidirían, quizá, a hacer algo.

Y aun así, porque como ahora hay tantos temas gordos de corrupción en los medios, se le prestaría poca atención.

Saludos Xesús

o blog de xesús lópez dijo...

Es que, Candela, este es un tema gordo de corrupción que los políticos, con sus tragaderas, no van a resolver.
Van a tocarnos el violín hasta el 22 de Mayo, pero si el asunto está en el TS pendiente de señalamiento para sentencia es gracias a Salvemos Pontevedra.
La regeneración de España no va a ser posible mientras no tengamos un poder judicial totalmente independiente.
Saludos.

Natalia Pastor dijo...

La clave está en lo que dice Jose Luis Valladares; con el poderoso siempre se tiende a contemporizar, a tender puentes, a no irritarles en demasía y si se puede, lograr que al final la cosa quede en tablas.

Ya comenté el otro día,querido Xesús, que la Ley de Costas es uns absoluta falacia.
Ayer mismo la Junta de Andalucia promulgó un dereto para regularizar las más de 100.000 viviendas ilegales que hay en el litoral andaluz, pasándose la Ley de Costas por el Arco del Triunfo.

o blog de xesús lópez dijo...

Hola, Natalia!:
Yo creo que la Ley de Costas es una ley seria, de rango superior, que las juntas o xuntas quieren manejar a su antojo.
En buena ley, la Junta andaluza no podría legalizar esas edificaciones expedientadas,si La Justicia funciona, que es el otro problema.
Un cordial saludo.