jueves, 5 de julio de 2012

O Códice e os aforros do electricista

 Neste trasteiro dun garaxe no Milladoiro estaba "dormido" dende había un ano o Códice Calixtino e moitos outros libros da Catedral.
Tras esta porta gardou o electricista os seus tesouros, antre eles...
sobre un millón douscentos mil euros procedente de roubos na Catedral, según parece tódo-los días ó longo de dez anos.

Pontevedra, 6.07.2012
Entrada n. 1540 do blog

 O Códice e os aforros do electricista,
por Xesús López Fernández

Manuel Fernández, o electricista que sustraeu o Códice e once copias facsimilares do mesmo, ademáis doutros libros, era sospeitoso dende pasados tres días da desaparición da considerada como primeira guía de peregrinos, libro de valor incalculable. Resulta increíble tan longa andaina pró esclarecemento do acontecido, sobre todo cando houbo unha práctica contínua de roubos, din que todo-los días ó longo de dez anos. O
home rematara a compra de dúas vivendas mediante pago ó contado, que parece foi a proba do algodón. Pero as cousas siguen sendo increíbles.

Todo o seu tesouro, libros incluídos, gardados nun trasteiro dun garaxe. Finalmente, parece que todo acaba ben: que se recuperou tanto ben desaparecido. E un perguntase pola extraña persoalidade do home, qué puido xustifica-la actuación máis qu´o roubo, especialmente do Códice que seguramente non mantivo alí agachado pra lle pegare algunha que outra lectura, solazmente. O caso parece, decididamente, de psiquiatra. Siguen diversos enlace:

4 comentarios:

Candela dijo...

Qué chico más listo Manolito, tacita a tacita, se compró un apartamento y luego robó el códice. Me pregunto porqué, si esto llevaba años haciendolo, la policía no se enteró de nada, hasta la fecha.

Qué país, madre mía...

o blog de xesús lópez dijo...

Hola,Candela:
Se saben más cosas, según van informando los medios y es que el chico, al parecer, era persona de confianza,digámoslo así, porque tenía las llaves de la caja fuerte de la Catedral.
O sea que eso de robar de los cepillos, todos los días, diez o veinte años, no.
Robaba de la caja fuerte. Y tampoco se entiende qué tipo de contabilidad, de balance o arqueo, practicaban en la sede compostelana.
Un cordial saludo.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Menudo elemento. Pero ¿cómo es posible que robara tantas cosas y que no fuera descubierto antes el tal mMnolito.

Un azbrazo

o blog de xesús lópez dijo...

Hola, José Luís:
TE haces las mismas preguntas que yo.
Parece que, además, lo robado ha sido bastante más.
Un abrazo